(((Read Ebook))) ↛ Compartida por extraños: Trilogía completa (Dominación y fantasías de sexo realizadas en grupo) ☜ PDF eBook or Kindle ePUB free

(((Read Ebook))) ☋ Compartida por extraños: Trilogía completa (Dominación y fantasías de sexo realizadas en grupo) ☄ La serie de relatos er ticos m s vendidos de Lia Marsh ahora juntos y disponibles en un solo pack Atenci n Relatos para mayores dea os con alto contenido er tico, lenguaje expl cito y pr cticas sexuales diversas como sexo en grupo, dominaci n, sexo anal o sexo oral Compartida por cinco extra os Extracto del relato Julia abri la boca para intentar hablar, pero fue incapaz de articular ning n sonido, s lo apareci un hilillo de la leche que ocupaba toda su garganta Se desliz por sus labios para acabar formando una especie de charco en el suelo, como si estuviera vomitando semen Su cara estaba empapada entre las corridas de toda la noche y el sudor, y sus tetas no se quedaban atr s Estaba en trance, como si lo nico que existiera en la vida fuese follar, como si todos los recuerdos anteriores a esta org a hubieran sido un sue o y lo nico real fuese sentir su cuerpo penetrado una y otra vez por un mont n de pollas duras Compartida por ocho extra os Extracto del relato Julia asinti y volvi al trabajo abriendo al m ximo su boca La verdad es que no le importaba aquella petici n Cerr los ojos y gimi moviendo su cabeza de un lado para otro Se la chup un minuto m s, se la sac de la boca y se dirigi al siguiente Era el turno de Leo Le hizo una mamada tan genial que provoc que Leo levantara los brazos y moviese la cabeza como un loco Estaba seguro que aquella hembra era la mejor devoradora de pollas que hab a en el mundoDespu s le toc a Miguel n, a Miguel y a David Uno a uno iba visitando su boca, y a medida que iba cambiando de rabo, todos tuvieron su turno para tocarle las tetas, el culo y el co o Compartida por seis extra os Extracto del relato Las mejillas y la barbilla de Julia estaban cubiertas con su saliva Su lengua repasaba una a una todas las pollas que le invad an la boca Profundo y s lo la puntita, primero suave y luego fuerte, r pido y despacio intentaba utilizar todas sus armas bucales para poder acabar pronto con al menos con uno de ellos Por mucho que le gustase aquella situaci n tan excitante, sab a que cuanto m s se alargase m s sumisa ser a a los deseos de aquel grupo de amigos